Categorías principales

El legado de la Familia Bosch Gutiérrez

Corporación Multi Inversiones (CMI) es el consorcio empresarial de la familia Bosch Gutiérrez que cuenta con proyectos en 15 países (aproximadamente), en tres continentes con más de 46 mil personas involucradas.

La inversión que la familia Gutierrez hace, aporta al desarrollo social y económico de Guatemala y de la región centroamericana por el empleo que genera.

Don Juan Gutiérrez es el fundador de la empresa y la presidencia del conglomerado empresarial ha sido alterna y compartida por Dionisio Gutiérrez y Juan Luis Bosch Gutiérrez, nietos de Don Juan Bautista, quienes han estado al frente de la junta directiva.

La generación de empleo ha sido constante en el Consorcio Multi Inversiones puesto que ha logrado establecer varias empresas a lo largo de los años.

Historia

Todo comenzó en San Cristóbal, Totonicapán, cuando Don Juan Bautista Gutiérrez, un ciudadano español que junto a sus padres emigró a Guatemala. Fue en este lugar donde se fundó en 1920 el primer negocio de la familia Gutiérrez.

Don Juan Bautista Gutiérrez se convirtió en uno de los empresarios de mayor éxito en la historia de país porque fue quien hizo crecer la tienda fundada por su padre Dionisio Gutiérrez.

Se trataba de un pequeño negocio que proveía de insumos a los habitantes del pueblo y que con el paso del tiempo se extendió a otras áreas.

Juan Bautista decidió comprar el negocio que su padre había establecido sin saber que sería el inicio de un imperio empresarial de éxito en toda Latinoamérica, llamado hoy Corporación Multi Inversiones.

CMI

En 1963, Juan Bautista Gutiérrez fundó Molino Excelsior, generando otra fuente de trabajo para los guatemaltecos, algo que 55 años después funcionaría como una empresa de desarrollo de trigo y cereales mediante la producción de harinas de trigo y maíz, pasta y galletas.

El crecimiento de CMI fue constante gracias a los buenos manejos y estrategias familiares que les permitió desarrollar y mejorar sus productos, razón por la que en 1964 ingresan al mercado avícola con la fundación de la Granja Villalobos en Guatemala.

Luego de siete años de esto nace Pollo Campero, el primer restaurante de pollo frito que se ha convertido en un ícono de los guatemaltecos a nivel nacional e internacional, en el que se generan cientos de empleos administrativos y operativos con más de siete mil colaboradores.

También CMI invirtió en el mundo de la construcción algo que incrementó oportunidades de empleo para más colaboradores, además de contribuir con proyectos de urbanización y vivienda.

Años más tarde, en el 2004, la corporación familiar funda la Unidad de Negocios de Energía y dos años después comienza la expansión del Restaurante Pollo Campero hacia Estados Unidos, Europa y Asia.